El papel de las ciudades como ecosistemas emprendedores

El papel de las ciudades como ecosistemas emprendedores

ecosistemas emprendedores

 

En nuestro anterior post nos apoyamos en el último informe del Global Entrepreneurship Index (GEI) para mostrar una visión de la situación de España entre los ecosistemas emprendedores, entendidos a grosso modo como aquellas variables del entorno que favorecen el desarrollo de la actividad de emprendedores y startups.

Sin embargo, resulta llamativo que cuando pensamos en los principales ecosistemas emprendedores nos vienen a la cabeza los nombres de diferentes ciudades (San Francisco, Boston, Londres o Copenhague, Tel Aviv) pero no de países.

 

¿Y por qué ciudades?

A bote pronto, parece lógico pensar que una ciudad ofrece ventajas sobre un país, aunque sólo sea por razones de tamaño, a la hora de optimizar el tiempo y los desplazamientos o de establecer relaciones entre los diferentes agentes que en ella conviven. Sin embargo, los motivos van más allá:

  • Las acciones emprendedoras son llevadas a cabo por personas que viven en un entorno concreto.
  • Muchas de las actuaciones de las startups, sobre todo en las fases iniciales, tienen lugar en un ámbito local. Hablamos de obtener talento / capital humano y recursos financieros, acceder a determinados canales de venta o a servicios de soporte.
  • La actividad de emprendedores y startups tiene un impacto directo en términos sociales y económicos que se manifiesta a nivel local en forma de generación de riqueza o de empleo.
  • En general, las políticas públicas que fomentan el emprendimiento son más gestionables y tienen un mayor impacto cuando se ejecutan a nivel local.

Por estos motivos el fenómeno emprendedor se está configurando como una actividad que se canaliza, fomenta y desarrolla de manera creciente en un contexto urbano. No en vano, cada vez son más las ciudades que aspiran a convertirse en verdaderos ecosistemas emprendedores como forma de contribuir a la transformación del modelo productivo y a la creación de oportunidades y de riqueza en el entorno cercano.

Sin embargo, para conseguirlo, en cada caso se debe tener en cuenta el estado de situación y promover las condiciones necesarias para atraer y concentrar talento, incentivar la creación de startups, fomentar las relaciones entre los diferentes agentes implicados y facilitar la conexión con otros ecosistemas. De esta manera, se contribuye a reducir la incertidumbre inherente a la actividad de cualquier startup y se genera el caldo de cultivo necesario para favorecer el emprendimiento.

Por todo esto, aquellas ciudades que quieran posicionarse como ecosistemas emprendedores de referencia se enfrentan a un reto de la máxima exigencia. De eso no hay duda.

 

Nota: Este post está basado en el artículo Ecosistemas emprendedores: La relevancia del ámbito urbano escrito y publicado en la revista Telos (Fundación Telefónica) por el coordinador del curso 101 Emprendimiento: Diseño de proyectos emprendedores, Sergio Ramos, y dos de los profesores que en él participan, Cristina Armuña y Alberto Arenal.

No Comments

Post A Comment